Sale muy bien Everton desde su propia cancha, se equivoca el defensor del Burnley y luego Gylfi Sigurdsson falla de manera sorprendente.