En un descuido imperdonable, Manchester United logra el empate tras un centro que cabecea Marcus Rashford y que desvía Eric Bailly.