Los Spurs tienen la difícil tarea de recibir al Liverpool en Wembley y su técnico sabe que la victoria es de vida y muerte.