Una de las mejores atajadas de la jornada la de Lukasz Fabianski, quien se estira con reflejos felinos para salvar al Swansea de la debacle.