Una cabeza de cerdo, pelotas de tenis y hasta consoladores, objetos que han sido arrojados por los aficionados en distintos momentos del balompié. Son las cosas más raras del fútbol.