La euforia invade al Tottenham Hotspur, que no se pone límites tras vencer al Real Madrid en Liga de Campeones.