Las cosas no pintan bien para Brasil, pero gracias a la intervención de Vidal y James, ahora por lo menos hay un consuelo.