Una de las derrotas más dolorosas sucedió aquí, en Belo Horizonte, aunque en la Copa América esperan un título en casa para sanar esa herida.