Argentina no pudo sacar un peor resultado ante Colombia y Messi, por estilo. Erró un gol cantado y James dio un pase mágico.